No hay más que comprobar recetarios ancestrales de todas las culturas para encontrar el uso de flores en nuestras dietas, ya en la cocina andalusí del siglo XVI era algo habitual.

Actualmente nos encontramos ante un renacer del consumo de flores en la cocina vanguardista, dónde lo mas habitual es utilizarlas como guarnición o acompañamiento de carnes y pescados.

Las flores aportan además de un toque de color, olor y sabor también una fuente rica en vitaminas, proteínas, grasas, almidones y aminoácidos beneficiosos para el organismo.

A continuación te proporcionamos en el siguiente artículo de agromatica.es, una lista de diez flores que puedes cosechar fácilmente en casa y añadir a tus platos.